Esto es lo que a Samsung le cuesta fabricar un Galaxy S8

Cada vez que una gran marca saca a la venta uno alguno de sus nuevos buques insignia, surge la misma polémica a raíz de la diferencia entre el coste de fabricación y el precio que el usuario paga por el terminal. Hoy sale a la venta el nuevo Galaxy S8 de Samsung y, por supuesto, tampoco el nuevo terminal surcoreano se libra del debate aunque, como veremos, el coste final no se limita sólo al coste de fabricación.

El nuevo Galaxy S8 de Samsung es más caro que su predecesor y, de acuerdo con el informe elaborado por IHS Markit, la razón de esta subida de precio es bastante sencilla: el Galaxy S8 es más caro de fabricar que el S7, en concreto, cerca de cuarenta y cinco dólares, pero profundicemos más.

Según la lista de materiales de la versión de 64 GB del Galaxy S8, el coste total de los mismos es de 301,60$, a lo que hay que añadir 5,9$ de fabricación/montaje, lo que eleva el coste de fabricación total del Galaxy S8 de 64 hasta los 307,50$, lo que supone 43,34$ más que en el caso del Galaxy S7, y 36,29$ más que el Galaxy S7 Edge.

Aunque el informe no especifica cuál es el precio concreto de cada componente, sí menciona que la memoria flash NAND y la memoria DRAM tienen un valor combinado de 41,50$, mientras que la batería de 3.000 mAh cuesta 4,50$.

Con estas cifras sobre la mesa, la diferencia entre el coste de fabricación y el menor precio de venta que se conoce para el Galaxy S8 (720$ ) es exactamente de 412,50$. Sin embargo, es evidente que esta no es la cantidad de dinero total que Samsung percibirá por cada unidad vendida ya que debemos tener en cuenta los gastos de envío y de comercialización, así como los impuestos de aduanas que funcionan en muchos países. Por otro lado, los comerciantes y los operadores de telefonía, también deben ganar una parte de esos 412,50$ de diferencia.

Y por si fuera poco, no debemos olvidar la inversión en investigación y desarrollo: Samsung tiene uno de los más altos presupuestos de la industria en I + D, 13.000 millones sólo en 2016, y parte de ese dinero corresponde al desarrollo de tecnologías como el escáner iris o la pantalla curva funcional. Y por último, los costes administrativos, salarios de ejecutivos, etcétera.

Con todo ello, no nos dejemos llevar por los números fáciles. Es evidente que Samsung sacará un buen beneficio con el Galaxy S8 (no olvidemos que es una empresa), pero ese beneficio por unidad no es tan elevado como puede parecer al ver el coste de los materiales, pues a ello hay que sumar muchos otros elementos.

El artículo Esto es lo que a Samsung le cuesta fabricar un Galaxy S8 ha sido originalmente publicado en Androidsis.


Fuente: Androidsis
SHARE

About Guillermo Peralta